No te rindas nunca, porque no sabes si el próximo intento es el que funcionará.

La vida se trata de esto, de perseguir nuestros sueños y desearlos tanto, que la vida no tenga otra opción que dárnoslos. Pero no todo será dado tan fácil si no que tendremos que luchar y perseverar, paso a paso, hasta ir logrando nuestros propósitos.

Uno de los motivos que hace grande a las personas exitosas es que han probado distintas fórmulas y alternativas para lograr sus objetivos. No todo le salió a la primera, y eso es lo que hace a una persona experimentada, tener en su haber gran cantidad de situaciones que tuvo que resolver, corregir y rehacer para ir encontrando el camino hacia el éxito.

Todo es cuestión de intentar y no desistir, probando cosas nuevas, pidiendo ayuda, instruyéndonos y siendo fuerte en el camino hacia la construcción de lo que deseamos. Ningún mar calmo hizo fuerte a un marinero dice una de las tantas frases bonitas que tenemos en este sitio, y esto viene a compartir que, como dijimos al principio, las cosas quizá no se nos presente como deseamos, pero que así sucedan hace que nos convirtamos en una persona fuerte para afrontar la vida.

No hay que esperar que las cosas sucedan o funcionen, nosotros tenemos que hacer que pasen y esto se hará intentándolo una y otra vez, sin retirarse de la pelea por las cosas que realmente anhelamos. Si realmente deseamos algo, tendremos que seguir hasta que podamos ver el camino recorrido y sentirnos satisfechos por lo conseguido.

Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario