Seamos realistas, hagamos lo imposible.

Cuantos eslóganes de marcas reconocidas a nivel mundial que nos invitan a llevar a cabo lo que esta frase nos indica..."Just do it" ("Sólo hazlo") de Nike, o "Impossible is nothing" ("Nada es imposible") de Adidas son algunas de las propuestas que nos han dejado para concretar aquello que nos han contado que era imposible, y que siendo realistas, entenderemos que no.

La palabra imposible es una manera que el hombre ha inventado para hacerse creer y quedarse tranquilo de que las cosas que no consigue fueron porque no se podían lograr, pero es un concepto que para aquellos que son optimistas y valientes no existe, porque lograr lo que uno se propone no depende de la posibilidad de que eso suceda, si no de las ganas y determinación de que eso pase.

Lo imposible será posible siempre y cuando tengamos el anhelo concreto de conseguirlo. Las cosas no pasarán solas quedándonos sentados esperando que el tiempo nos lo dé. Habrá que moverse, planificar y trabajar para lograr nuestros objetivos.

Imposible no hay nada, por lo tanto cuando alguien te diga que no lo puedes lograr, entiende que esa persona te lo dice porque cree que para ella no es posible, pero tú, conociendo que con empeño todo se puede, avanza y demuéstrale que en realidad, se podía lograr.

Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario