No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de  meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien  levantada
Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario