Se necesita tristeza para conocer la felicidad, ruido para apreciar el silencio y ausencia para valorar la presencia
Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario