Las únicas fuerzas que siempre nos favorecen son nuestras propias fuerzas
Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario