Antes de permitir que tu corazón se aficione demasiado a algo, examina la felicidad de que gozan los que ya tienen lo que tú deseas
Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario