Sonríe siempre, aunque sea una sonrisa triste, porque más triste que una sonrisa triste, es la tristeza  de no saber sonreír
Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario