No merece la pena preocuparse por lo que piensan los demás de ti, porque están demasiado ocupados preguntándose que piensas tu de ellos
Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario