Nadie merece tus lágrimas, y quien las merece, nunca te haría llorar
Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario