Para llevar a cabo grandes empresas hay que vivir convencidos, no de que somos longevos, sino inmortales
Compartir Compartir Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario